Posts etiquetados ‘Trondheim’

Imagen

Lo prometido es deuda. Ya os dije que no me demoraría en relataros los cuatro días de mayo y aquí estoy, una vez más, en este pequeño rincón de mi vida donde plasmo mis vivencias, como buenamente puedo. Aquí vamos:

Día 1 de la visita familiar: Steinkjer y alrededores

 2 de mayo. Nos levantamos temprano bajo un cielo encapotado que amenazaba lluvia torrencial Made In Norway. Nos vestimos y nos apresuramos para ir a comprar comida a primera hora y así aprovechar el día como Dios manda. Hoy iríamos a Steinkjer y alrededores. Huelga decir que no es una ciudad que posea grandes y bonitos lugares que visitar, pero bueno, ya que estaban mi hermano y mi padre aquí, que menos que mostrarles el lugar que me ha acogido desde el principio y hasta ahora.

DSC_0022

Iglesia de Egge. Foto: Juan Aldrufeu Navarro

DSC_0029

Posando junto a una espada. El noruego que la llevara debiera ser enorme, eh?. Foto: Juan Aldrufeu Navarro.

DSC_0030

“La espada de Egge”. Foto: Juan Aldrufeu Navarro

DSC_0031

Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

la foto 5

El cementerio vikingo: Tres círculos formados en roca, cuyo centro en teoría, descansaban personalidades importantes. Foto: Juan Aldrufeu Navarro.

(más…)

Image

… Y sigue escribiendo el blog, dijo Carlos, sonriente pero con mirada melancólica al lado de mis maletas. Estábamos en la estación de Ås un mediodía soleado y las inclemencias meteorológicas habían respetado la jornada de viaje de vuelta a Steinkjer. En cuanto el ruido del tren se hacia cada vez más notorio, arribando cada vez más y más éste a la estación, nos acercamos para darnos un caluroso y sincero abrazo y de mi boca salió Tío, eres la familia que aquí no tengo, te voy a echar de menos y Carlos, sonriente respondió con un y yo también, Bruneke (Así me llama cariñosamente). Y se produjo un silencio nada incomodo. Jamás un silencio había dicho tanto (Lo lamento, pero esto no es Brokeback Mountain y por tanto, los tiros no van por ahí). Me ayudó con las maletas y ya dentro del vagón nos estrechamos la mano y un cuídate al unísono salió de nuestras bocas. Las puertas se cerraron y el tren se puso en marcha para llevarme a la estación de Oslo.

Recuerdo ese instante muy bien y creedme, fue un momento emotivo entre dos amigos que empezaron esta aventura juntos y tras un tiempo viviendo alegrías y tristezas por tierras nórdicas, deben separarse (esperando eso si, que sea por un tiempo prudencialmente corto). Pero no sería justo empezar el relato de mi llegada a Steinkjer sin antes contaros lo acontecido antes. Ahí va:

(más…)

Viviendo en Kvam

Imagen

Bueno, aunque ya llevo viviendo en Kvam desde hace ya una semana, la pésima conexión que dispongo me ha hecho imposible escribir anteriormente un post, así que hoy os contaré con todo detalle (en la medida de lo posible después de una semana).

Imagen

La cocina. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

Imagen

La cocina. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

la foto 4 (3)

El salón. Podéis comprobar que muy lleno no está. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

Después de ese breve traslado, me instalé en el apartamento colindante al hogar de ancianos. Un apartamento que si bien puedo decir que dispone de cuanto necesito, no puedo decir que no disponga de muchos lujos en él: si he de escoger la palabra que definiría a mi apartamento, esa palabra es “AUSTERO”. Se trata de un ámplio salon con una modesta aunque completa cocina americana, un dormitorio que posee dos amplios armarios , un baño completo y un cuarto que se utiliza actualmente como trastero. Afortunadamente, he podido decorar mi nido con un elemento que me recuerda de donde soy y cual es mi tierra. También debo decir que estoy en un pueblo de muy pocos habitantes (entre los enfermeros del hogar y yo bromeamos diciendo que hay más población en el cementerio de delante del centro que gente viva residiendo en este pueblo).

Kvam es atravesado por la carretera principal y al otro lado de esta, se encuentra la iglesia con su particular aunque hermoso cementerio, un campo de fútbol anexado a la escuela de Kvam y u amplio supermercado donde poder comprar toda serie de productos de limpieza, comida y correo (en Noruega, o por lo menos en esta región, los paquetes los debes recoger en los supermercados). Y más allá, se encuentra el lago, un lugar hermoso y tranquilo donde uno, con una simple barca puede ir a pescar o simplemente, deleitar los sentidos con la tranquilidad que aquel paraje ofrece.

Imagen

El dormitorio. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

(más…)

Imagen

Suena el despertador (móvil) a las 8 de la mañana y me levanto enérgicamente de la cama para ir a desayunar, asearme y vestirme para ir a mi primera clase no virtual (por virtual, entiendo que es una clase que no realizo desde mi casa, en Barcelona, aunque la clase sigue realizándose por videoconferencia en la misma Steinkjer) de noruego. Un poco mas tarde, faltando 15 minutos para las 9, salimos del apartamento y caminamos el grupo al completo hacia el edificio de Folkeuniversitetet Midt-Norgedonde Britt-Kristin y Anacleta, nuestras profesoras, nos están esperando (virtualmente hablando) para una inmersión lingüística de Bokmål matutina. Hoy, aparte de corregir algunos ejercicios de gramática, hemos conocido algunos aspectos importantes de Noruega; sus personajes mas celebres, como Olav Tryggvason y Olav Haraldsson, aspectos históricos, socioeconómicos y algunos otros detalles de este gran país.

Aprovechando la tesitura de aprender aspectos importantes de mi nuevo hogar (esperemos que así lo sea… ¡y por mucho tiempo!), y ya que estoy en la ciudad de Steinkjer, me veo en la obligación de mostraros unas pocas lineas sobre esta ciudad.

Steinkjer se construyó en la cabeza del fiordo de Trondheim. Es, hoy en día, una ciudad moderna y un municipio grande que consiste en la suma de los municipios vecinos originales que fundaron Steinkjer en 1857.  Su paisaje urbano se caracteriza por cuatro barrios, separados por el río y el ferrocarril. El escudo de armas de la urbe (y bandera de la propia ciudad) – una estrella de 6 puntas – simboliza las principales vías de la ciudad.

Steinkjer1

Fiordo de Trondheim. Foto: Lara Aparicio Gómez

Mapa de Steinkjer

El área alrededor de Steinkjer ha sido habitada desde hace más de 6.000 años – así lo muestran los numerosos petroglifos y restos antiguos. El primer asentamiento de la Edad de Piedra de Noruega se encuentra en Våttåbakken (al norte de Steinkjer) en 1870. La ciudad tuvo su primer apogeo hace 1000 años, como la sede de los condes Eirik y Svein. Pero Olav Haraldsson llegó al poder a principios del invierno 1015.

Más allá de la década de 1700 la industria de la madera es importante y hace crecer a la ciudad. En 1801 sólo habían  14 familias. Estos son los residentes dela granja de Steinkjer, que estaba ubicada donde está ubicada la iglesia hoy en día  y los arrendatarios de la finca vivían en la desembocadura. En la década de 1800, la ciudad se va desarrollando lenta y gradualmente y la exportación de la madera, el comercio y el aumento del tráfico a través del lugar son la clave.  El 7 mayo de 1857, Steinkjer adquiere derechos portuarios, con los privilegios que ello supone. Por aquella época  la ciudad llega a poco mas de 600 habitantes, con lo que se construye una nueva comunidad urbana: El ayuntamiento se estableció, junto con la iglesia, el molino, la industria lechera y de vapor son parte de la infraestructura que se puso en marcha de forma gradual.

(Información extraída de Steinkjerleksikonet)

En el próximo post, situaré a Steinkjer en el siglo XX. Buenas noches, God Natt alle sammen!

Imagen

¡God Morgen! Después de haber cargado las pilas con un sueño reparador posterior al viaje de ida, de haber desayunado y comido como Dios manda, estoy en condiciones de relataros lo acontecido ayer. Ahí va:

De Barcelona a Steinkjer

Llegué al Aeroport del Prat a eso de las 10:30h, acompañado de mis padres como comité de despedida y al entrar por las puertas de la terminal 2 me encontré de inmediato con mi compañera de estudios noruegos, Alba, una maña majísima, junto con una amiga, y puedo decir que al verla, la saludé como si la conociera de toda la vida. Poco después, lo mismo pasó con Lara, acompañada de su pareja, ambos vascos. Y finalmente, Irene, de Elche, se encontró con nosotros, finalizando así el numero de viajeros hacia tierras nórdicas  En nosotros se respiraba un ambiente de nerviosismo, entusiasmo y emoción de difícilmente podíamos reprimir.

ImagenMientras hacíamos cola para facturar el equipaje, no había lugar para tristezas ni preocupaciones, solo el júbilo, esa sensación agradable de vértigo y la satisfacción de conocer a una parte del grupo de 15 enfermeros elegidos que seriamos compañeros de residencia y al mismos tiempo, posiblemente, grandes amigos. Llega el turno de Irene para facturar su equipaje, y entre risas comprobamos que había calculado bien el peso de su equipaje por que entre las dos maletas había un peso de 39,5 kilos. Lo mismo sucedió con Alba, cuyo equipaje no excedió al permitido. Pero llegó el momento de facturar el mio y pudimos comprobar que, efectivamente, los 3 kilos de embutidos (cortesía de mis queridos padres) y un exceso de ropa hacían que mi equipaje llegara a los 47 kilos de peso (¡casi nada!). Menos mal que Lara y yo cambiamos un par de maletas para que las cuentas salieran. Y las cuentas salieron.

(más…)

Imagen

¡Hola a todos!

Bienvenidos todos a Taza de Pizarra, el blog de un barcelonés de 32 años,  que está a punto de desembarcar a tierras nórdicas para desarrollar su cometido mas vocacional: ser enfermero. Pero antes de nada, os contaré mi historia y el porqué de un blog llamado “Taza de Pizarra”.

Todo empieza cuando un servidor, después de sufrir en sus propias carnes la lacra del desempleo y la crisis en el sector sanitario, comprobando como las puertas de los diferentes hospitales donde ha podido desarrollar algunos años su trabajo como Auxiliar Sanitario y como Diplomado de Enfermería (Hospital Provincial Clínic de Barcelona y Hospital General de Catalunya), cerraban sus puertas a la oportunidad de trabajar dignamente. Así que un día me levanté animado y con una idea en mi mente: trabajar en otro país. Esa idea era muy muy pequeña, y aún lo seguiría siendo si no hubiera sido por la inmensa ayuda de la que fue mi pareja. Ella me animó a seguir y seguir buscando (hasta conseguir lo que hoy ya es un proyecto de futuro. Mil gracias, Mònica).

Me presente al Col·legi Oficial de Infermeria de Barcelona (COIB), es decir, el organismo oficial donde enfermeros y enfermeras de Barcelona deben acudir para poderse colegiar. Fui allí para recibir asesoramiento para poder trabajar en el extranjero y tuve una entrevista con la persona encargada de responder las preguntas que toda persona con las mismas intenciones que yo;

¿Qué debe hacer uno para conseguir trabajo en el extranjero?

Me recomendó que mirara la página de EURES, el portal de trabajo a nivel europeo y huelga decir que había un montón de ofertas de trabajo: de Londres, Irlanda, Bélgica, Alemania… pero hubo una oferta que me llamó especialmente la atención: Trabajo en Noruega.

Presenté la solicitud de la misma manera que lo hice en las otras para los diferentes países y el tiempo transcurrió lentamente hasta que las respuestas a la solicitud se presentaban a mí, una a una. Por el perfil exigido, en algunas ofertas ya había un NO por respuesta, otras había un SI mas bien tímido, como esa oferta de trabajo en Noruega. Pasaban los días y las noticias sobre esas ofertas brillaban por su ausencia. Finalmente, llegó el día: Noruega me llama a trabajar.

Empecé el curso de Noruego a distancia por videoconferencia que ofrecía la Folkeuniversitetet Midt-Norge de Trondheim junto con otros 21 enfermeros y enfermeras de toda España. A medida que pasaba el tiempo, esas personas (que por algún motivo u otro ha hecho que seamos ahora 15) se han convertido en mis compañeros de viaje y se ha forjado un vinculo poderoso. Un grupo que nos une el espíritu aventurero, la pasión por la enfermería y una simple y práctica visión de la vida. Esta será una gran aventura.

Ahora, ha llegado ya el momento de despedirse de todos los amigos y seres queridos, de hacer las maletas y contar los pocos días y horas que me quedan ya aquí y sobretodo, saborear esa sensación de vértigo que me ofrece el cambiar mi tierra por otra bien distinta, así como su cultura y su idioma. ¿saldrá bien?¿saldrá mal? nadie sabe esa respuesta a ciencia cierta pero una persona muy sabia me dijo un día:

SOLO TU ERES EL PROPIETARIO DE TU PROPIO DESTINO

Y eso es lo que voy a hacer: buscar mi camino, mi destino y mi futuro.

No quiero alargarme mucho en el post de hoy, solo finalizar con la pregunta que algunos quizás os estáis formulando: ¿Porque este blog se llama como se llama?

La respuesta es muy sencilla: en una de las fiestas de despedida, concretamente la que me organizaron mis estimados compañeros del Hospital Clínic de Barcelona, uno de los regalos fue una taza de café cuya forma es parecida a las tazas de café de Starbucks, pero con la particularidad que esta taza era de color negro con la tapa de silicona. Lo mejor de todo de esta taza es que es negra y se le pueden escribir o dibujar cosas con tiza blanca o de color. Y este regalo, aunque parezca una tontería  me encantó y me dio la idea de poder escribir mi vida y vivencias en Noruega a través de las palabras y la fotografía en una simple taza pizarra.

Espero que disfrutéis leyendo mis batallas, sentimientos y vivencias tanto como yo disfruto de esta fantástica aventura.

-Bruno-