Posts etiquetados ‘Noruega Shore’

AdobePhotoshopExpress_2017_05_15_131512

Mil cuatrocientos sesenta días, treinta-y-cinco mil cuarenta horas o dos millones ciento dos-mil cuatrocientos minutos es lo que hasta ahora he podido vivir durante este tiempo en Noruega, desde que un tres de Mayo de 2013 mis pies se posaron por primera vez en suelo noruego. Tiempo que por mucho que yo trate de cuantificar de diversas maneras, nunca logrará resumir esos miles de momentos que mis pupilas, mi piel y mis pies han logrado experimentar: paseando por las calles de Oslo, notar el sudor frío por mi espalda mientras bailaba sobre la escueta roca del Kjerag, contemplando el fiordo en lo alto del Trolltunga o tomando una Ringnes junto a mis compañeros de aventura en Drøbak mientras veíamos el Clásico.

1006152_615009631856714_699713021_n

(más…)

Image

… Y sigue escribiendo el blog, dijo Carlos, sonriente pero con mirada melancólica al lado de mis maletas. Estábamos en la estación de Ås un mediodía soleado y las inclemencias meteorológicas habían respetado la jornada de viaje de vuelta a Steinkjer. En cuanto el ruido del tren se hacia cada vez más notorio, arribando cada vez más y más éste a la estación, nos acercamos para darnos un caluroso y sincero abrazo y de mi boca salió Tío, eres la familia que aquí no tengo, te voy a echar de menos y Carlos, sonriente respondió con un y yo también, Bruneke (Así me llama cariñosamente). Y se produjo un silencio nada incomodo. Jamás un silencio había dicho tanto (Lo lamento, pero esto no es Brokeback Mountain y por tanto, los tiros no van por ahí). Me ayudó con las maletas y ya dentro del vagón nos estrechamos la mano y un cuídate al unísono salió de nuestras bocas. Las puertas se cerraron y el tren se puso en marcha para llevarme a la estación de Oslo.

Recuerdo ese instante muy bien y creedme, fue un momento emotivo entre dos amigos que empezaron esta aventura juntos y tras un tiempo viviendo alegrías y tristezas por tierras nórdicas, deben separarse (esperando eso si, que sea por un tiempo prudencialmente corto). Pero no sería justo empezar el relato de mi llegada a Steinkjer sin antes contaros lo acontecido antes. Ahí va:

(más…)

La última noche

Publicado: 23 octubre, 2013 en Noruega 2.0
Etiquetas:, , , ,

Imagen

Son las doce y media de la noche. Estoy en mi terraza, aprovechando que en Barcelona, aunque estamos ya cerca de terminar Octubre, aún hace el suficiente calor como para estar sentado un buen rato sobre la silla de plástico, a gusto al exterior. Mientras leo un libro para tratar de conseguir que el sueño me invada, miro el cielo enrojecido por las nubes que vaticinan tormenta nocturna y pienso: Mi última noche. Mañana, vuelvo al país que me ha acogido para trabajar en aquello para lo que fui formado y el cual, amo con pasión. Mañana, a eso de las ocho y media, mi avión saldrá desde Barcelona (hasta luego, mi querida ciudad condal) y  surcará los cielos hasta llegar a Noruega. Mi destino, Ås (como es una vocal extraña en la lenguas que provienen del latín, debo decir que se pronuncia “Os”, la Å suena a una O).

Sé que he tardado algún tiempo en escribir aquí, pero al finalizar el trabajo en Steinkjer y de vuelta a España para vacaciones de verano, he realizado mis quehaceres típicos de una época estival: ir a la playa e ir a Águilas, un pueblo costero de Murcia donde siempre veraneo (o en tal caso, pretendo veranear, siempre que se pueda). Me he podido despedir de todos mis amigos, conocidos y familia (unas cuantas veces, huelga decir) que tengo. También debo decir que he lamentado estar en las horas más bajas de mi abuela paterna hasta acompañarla en su última morada (Si puedes leer esto, Yaya, solo decirte que te echamos de menos, por favor, saluda a los abuelos cuando los veas, un beso muy fuerte al Avi Ramón y al Avi Juan).

(más…)