Archivos de la categoría ‘De Barcelona a Steinkjer’

Imagen

Finalmente, llegó el día 15 de agosto, el día de ayer. Mi último día como enfermero en el hogar de ancianos del pueblo de Kvam. Llegué hace más de tres meses a Noruega y más de uno al pueblecito donde he estado trabajando durante este tiempo, buscando un futuro que en mi tierra no se nos (a mis compañeros y a mi) a permitido tener. Noruega, un país que nos ha acogido con los brazos abiertos y que sus habitantes comparten, junto con nosotros, esa noble inquietud de cuidar a las personas.

(más…)

Imagen

 

No es un post que me hubiera gustado escribir, sobretodo después de tanto tiempo sin escribir. Francamente, no tengo mucho que contar, ya que los días trascurren con bastante monotonía: solo es trabajo e ir a hacer ejercicio alrededor de un campo de fútbol y de vez en cuando, salir a tomar algo con los compañeros. Pero hoy, debo escribir un post importante y merece todo el respeto que un servidor debe darle.

Mientras estaba cenando ayer, llegó hasta aquí la noticia de un accidente ferroviario brutal en Santiago de Compostela. Al principio, había un sinfín de información al respecto y poco esclarecedor a mi entender. Pero hoy, después de leer la prensa y leer que un tren que debía circular a 80 kilómetros por hora en una curva, circulaba a 190, motivando que el tren descarrilara de la forma más violenta. Balance actual del siniestro: 79 muertos y muchísimos heridos. Si una palabra puede definir todo esto, la palabra es: “Triste”.

(más…)

Viviendo en Kvam

Imagen

Bueno, aunque ya llevo viviendo en Kvam desde hace ya una semana, la pésima conexión que dispongo me ha hecho imposible escribir anteriormente un post, así que hoy os contaré con todo detalle (en la medida de lo posible después de una semana).

Imagen

La cocina. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

Imagen

La cocina. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

la foto 4 (3)

El salón. Podéis comprobar que muy lleno no está. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

Después de ese breve traslado, me instalé en el apartamento colindante al hogar de ancianos. Un apartamento que si bien puedo decir que dispone de cuanto necesito, no puedo decir que no disponga de muchos lujos en él: si he de escoger la palabra que definiría a mi apartamento, esa palabra es “AUSTERO”. Se trata de un ámplio salon con una modesta aunque completa cocina americana, un dormitorio que posee dos amplios armarios , un baño completo y un cuarto que se utiliza actualmente como trastero. Afortunadamente, he podido decorar mi nido con un elemento que me recuerda de donde soy y cual es mi tierra. También debo decir que estoy en un pueblo de muy pocos habitantes (entre los enfermeros del hogar y yo bromeamos diciendo que hay más población en el cementerio de delante del centro que gente viva residiendo en este pueblo).

Kvam es atravesado por la carretera principal y al otro lado de esta, se encuentra la iglesia con su particular aunque hermoso cementerio, un campo de fútbol anexado a la escuela de Kvam y u amplio supermercado donde poder comprar toda serie de productos de limpieza, comida y correo (en Noruega, o por lo menos en esta región, los paquetes los debes recoger en los supermercados). Y más allá, se encuentra el lago, un lugar hermoso y tranquilo donde uno, con una simple barca puede ir a pescar o simplemente, deleitar los sentidos con la tranquilidad que aquel paraje ofrece.

Imagen

El dormitorio. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

(más…)

Imagen

Habiéndome levantado muy temprano, a eso de las 6 de la mañana, he decidido que hoy, aprovechando que es mi último día de fiesta y mañana empiezo por fin a trabajar, haría una pequeña excursión a Kvam. Mi intención era, no solo dirigirme al Kvam Eldresenter y preguntar por el estado del amueblado de mi apartamento, sino también explorar el lugar que rodea aquel reducido espacio de la comuna de Steinkjer.

Mientras cavilaba con los quehaceres del día, Carlos se ha presentado en casa, después de tener una jornada nocturna de trabajo más bien tranquila aunque no descansada. Me cuenta por encima lo hecho durante toda la noche y aunque interesado, no he querido demorarlo a que fuera a dormir por que cabía la posibilidad que lo llamaran hoy para trabajar por la tarde, debido a la ausencia de algunos compañeros de trabajo por enfermedad.

Así que, después de desearle las “buenas noches” a Carlos, he desayunado, me he duchado y vestido, disponiéndome rápido a ponerme en marcha. Al salir de casa, los rayos de sol vaticinaban que hoy iba a ser un buen día y mientras me dirigía con paso tranquilo hacia el Nissan Primera, he comprobado en el móvil que la temperatura llegaba a las 24 grados, por lo que disfrutaría de una mañana más que resplandeciente. Sentado ya en el asiento de conductor y mediante un giro de llave de contacto, La Bestia ha rugido como siempre y con marcha corta, me he puesto en marcha hacia Kvam. La radio empezaba a sonar y se oían los anuncios que, aunque en noruego, ya los empiezo a comprender por la monotonía de haberlos escuchado ya un millar de veces y mientras el paisaje bucólico y verdoso rodeaba la carretera  y yo me acercaba más y más a mi primer destino, la NPK 4 ha empezado a emitir Paradise City, de Guns ‘n’ Roses y me hacía reflexionar que, efectivamente, estaba en un paraíso verde y vasto. Take me down to the paradise city, where the grass is green and the girls are pretty. Take me home, cantaba a viva voz mientras el rugido del coche me pedía que subiera una marcha más.

(más…)

Imagen

Hoy, 23 de junio, cumple años una persona muy importante para mí. Es la persona que veo reflejada en el espejo cada vez que me miro en él, cada vez más a cada año que pasa. Mi referente a seguir. Esa persona que durante años  me ha enseñado a caminar por la vida,  ilustrándome con sus consejos (o reflexiones en voz alta, según él, ya que no le gusta dar consejos) y sabiduría que solo la edad y la experiencia puede otorgar. Hoy cumple 60 primaveras mi padre, Juan.

Es un día duro, difícil, cargado de sensaciones y sentimientos, pues sigo feliz en mi nueva tierra, pero el no poder estar en Barcelona con los míos, celebrando este día tan especial, riéndome con mi padre (y quizás instigándolo a que sople 60 velas y comprobar si aún conserva fuelle suficiente para apagarlas todas), con mi madre, mi hermano, mis dos abuelas y con mis tíos, me produce un sentimiento de nostalgia que solo sería apaciguada si pudiera coger un vuelo rápido a Barcelona y volver a Steinkjer ese mismo día. Además, hay celebración doble, puesto que mi padre y mi hermano son Juanes y mañana es su santo también, así que, ¡muchas felicidades a los dos!

(más…)

Imagen

Después de levantarnos tras una velada fiestera repleta de jolgorio en el Onkel Oskar (como no) para celebrar el cumpleaños de Carlos (31 primaveras, Gratulerer med da’n!!), que tuvo lugar el día 11, hemos decidido que hoy era un día idóneo para organizar una barbacoa todos juntos. Nos hemos vestido y hemos ido a comprar avituallamiento: paquetes de salchichas, bolsas de pan para perritos calientes, patatas, queso y agua para 10 personas. Como eramos bastantes para desplazarnos hacia la iglesia de Egge, cuyo lugar estaba especialmente adecuado para hacer el picnic campestre de hoy, Carlos ha realizado un par de viajes con La Bestia para llevarnos a todos. También han venido Mar y Sergio desde su apartamento en coche para no perderse la comida de hoy.

Imagen

La familia, enfermer@s y matronas, disfrutando de una buena barbacoa. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

El tiempo no podía ser mejor: sol de justicia con unas pocas nubes grisáceas por los alrededores, cocacolas, patatas, salchichas de frankfurt por doquier y como no, el placer de la buena y sana compañía. Para realizar la barbacoa hemos contado con la inestimable ayuda de dos engangsgrill, un dispositivo portátil que consta de carbón vegetal en un recipiente de papel de aluminio y una rejilla donde colocar la comida a cocinar. Tan solo se requiere un encendedor para prender las brasas. Como podéis ver, coser y cantar.

Imagen

Los engansgrills haciendo su trabajo. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

Pues bien, en el momento que hemos encendido la barbacoa portátil, la Ley de Murphy no podía olvidarnos ni tan solo un domingo en Noruega y ha empezado a llover. Primero ligeramente, luego unos tremendos gotarrones que nos han obligado a retirar nuestros bártulos y cobijarnos en el porche del antiguo edificio contiguo a la iglesia, donde habían almacenadas otras sillas y mesas que seguramente servirán para organizar grandes banquetes al aire libre con vistas al fiordo.

(más…)

Imagen

Como ayer funcionaba la conexión bastante mal, me he visto obligado a esperar hasta hoy para narrar con todo lujo de detalle lo que aconteció ayer. Lo que ocurrió en el hogar de Kvam para ancianos es de aquellas cosas que hacen que a cada minuto que pasa, te das cuenta que si pudieras volver a tener la oportunidad de escoger tu camino, elegirías de nuevo esa opción sin dudarlo. Pero dejadme que empiece por el principio.

El día empezó como empiezan todos los días aquí: a las 6 de la mañana, con el despertador emitiendo el monótono sonido. Desde la cama podía ver, a través de la oscura cortina del dormitorio, que la luz entraba tímidamente por la ventana y anunciaba que hoy iba a ser un día especialmente caluroso. Me levanté cansado, muy cansado mentalmente. Y es que la inmersión lingüística te dota de un desgaste mental brutal, añadiendo también, que me faltan horas de sueño y mi cuerpo me avisa cada día que debo hacerle caso y dormir un rato más. Hice caso omiso a mi cuerpo y me incorporé, me preparé el desayuno y el matpakke (lo que en la tierra conocemos como la fiambrera de toda la vida), me aseé, vestí para las prácticas de idioma y salí de casa, comprobando previamente que disponía conmigo de todo lo necesario para pasar el día en el Kvam Eldresenter: La bolsa con el desayuno, el calzado para las prácticas y la carpeta que contiene los documentos que debo entregar a Randy, la coordinadora del centro, para que los firme.

(más…)

Imagen

Al fin es viernes! esa es la traducción del encabezado. Y es que después de una semana de prácticas larga, hoy es día de explayarse y salir un poco por Steinkjer. No es que hayan pasado muchas cosas desde el último post, pero algo hay por contar:

Ayer, volviendo para Stod después de las prácticas, a escasos kilómetros de la casa, la rueda delantera de La Bestia sufrió un reventón, así que, cuando llegué por fin al dulce hogar, comprobé que efectivamente, el neumático había sufrido un percance, así que tuve que reemplazarlo por la rueda de repuesto. Observé que al sacar el neumático del maletero no había ni rastro del gato, por lo que tuve que ir la vecina a pedirle el dichoso armatoste. Y menudo armatoste me dejo: un gato hidráulico de gran tamaño (se nota que estos noruegos deben de cambiar las ruedas de verano y las ruedas de invierno). Problema solucionado. Bruno 1 – Rueda de recambio 0.

(más…)

Imagen

3 de junio. Hoy hace un mes que estoy viviendo en Steinkjer. Ayer, mientras tomaba una infusión de té verde con canela en la calle, sentado en una silla y al lado de una mesa que está próxima a mi apartamento (cortesía de nuestros anfitriones), he tomado esta foto con el móvil. Mientras daba pequeños sorbos a la infusión aun caliente y la canela llegaba a mis papilas gustativas, observaba la tranquila calle de Kongens Gata y la tranquilidad del domingo era palpable. Veía pasar coches de diversas gamas pero sobretodo, coches antiguos, muy antiguos, en perfecto estado. Y es que en Noruega parece que las cosas están hechas para que perduren en el tiempo: Para mi es impensable que en Barcelona, un coche antiguo descanse en la calle a merced de las inclemencias meteorológicas pero sobretodo a merced de algún individuo (aún por civilizar) que raye la pintura o simplemente decida que debe dejar su marca personal impresa en esa obra de arte. Aquí, los noruegos hacen gala de tal educación y buenas maneras que uno puede dejar su coche aparcado tranquilamente y sin ningún tipo de temor a que nadie lo raye, estropee, orine o vomite. Por no decir que llevo un mes aquí y no he oído ni una sola bocina del coche.

(más…)

Imagen

Finalmente, el día que todos nosotros esperábamos llegó. Ayer nos examinamos de noruego nivel B1 a nivel escrito, oral y comprensión. Esperado y temido también. No por miedo a aprobar o suspender (más que nada, la mayoría ya sabíamos como iba a ir) sino más bien por temor a decepcionar a nuestros jefes, que hacen día tras día un esfuerzo económico para contentarnos con nuestras exigencias, que no son pocas.

A eso de las 10 de la mañana nos hemos dirigido al examen escrito y de comprensión y unas horas más tarde hemos salido del centro con caras más largas que alegres, aunque también con ligera resignación por saber lo que podíamos encontrarnos. Después de comer y descansar un poco hemos ido a hacer la última parte del examen, la oral. Como era una prueba a la que también coincidíamos con otras personas que viven en Steinkjer de procedencias varias, hemos echo el examen juntos. En mi caso, hice el examen con un chico y una chica de Eritrea que llevaban ya 3 años en Noruega y por tanto, con un noruego más curtido que el mio. Estuvimos hablando entre los tres sobre nosotros mismos, sobre cultura general de cada uno de nuestros países, sobre películas y libros predilectos e incluso si creemos que hacen muchos deportes en la televisión. Todo eso en noruego y bajo la supervisión de las examinadoras, que anotaban en una lista las observaciones pertinentes. Debo decir que no me fue nada mal, comparado con las otras pruebas. Ya veremos las cualificaciones.

Al salir del centro y después de despedirme de los dos de Eritrea, deseándoles buena suerte, compruebo que todos mis compañeros y André (uno de los jefes) me están esperando para coger el bus: Estamos invitados a una barbacoa con Håvard. El lugar de encuentro, al lado del fiordo en Beistad, un pueblecito cercano a Steinkjer. Subimos al bus, sonrientes, y nos sentamos en las asientos contemplando el frondoso paisaje de arboledas, solo cortados por los campos de cultivo. Al cabo de 15 minutos, llegamos a nuestra parada y nos pusimos a caminar a fila de uno por la carretera hasta llegar a un camino de barro seco. Los arboles aún nos tapaban la esplendida vista que íbamos a encontrarnos.

(más…)