AdobePhotoshopExpress_2017_05_15_131512

Mil cuatrocientos sesenta días, treinta-y-cinco mil cuarenta horas o dos millones ciento dos-mil cuatrocientos minutos es lo que hasta ahora he podido vivir durante este tiempo en Noruega, desde que un tres de Mayo de 2013 mis pies se posaron por primera vez en suelo noruego. Tiempo que por mucho que yo trate de cuantificar de diversas maneras, nunca logrará resumir esos miles de momentos que mis pupilas, mi piel y mis pies han logrado experimentar: paseando por las calles de Oslo, notar el sudor frío por mi espalda mientras bailaba sobre la escueta roca del Kjerag, contemplando el fiordo en lo alto del Trolltunga o tomando una Ringnes junto a mis compañeros de aventura en Drøbak mientras veíamos el Clásico.

1006152_615009631856714_699713021_n

Leer el resto de esta entrada »

AdobePhotoshopExpress_2017_03_08_134936

Es realmente curioso como un simple regreso a la ciudad que te vio nacer, aunque sean por unos pocos días, tiene un efecto tan revitalizante. Lo necesitaba: Sentía una gran y tangible mezcla entre debilidad y abatimiento en mi interior desde hacía ya algún tiempo y la sensación de agobio junto con el anhelo por perder de vista mi habitación y Elverum se habían acrecentado con el paso de los días. Por ello decidí comprar unos billetes para volar hasta Barcelona y poder tener unos días de “recogimiento” junto con mi familia y amigos, algo que puedo jurar, hasta la fecha nunca había experimentado; los que me conocen saben que soy un individuo mas bien poco apegado y sin embargo, esa nostalgia por ver las calles de mi barrio, el familiar olor que solo la Ciudad Condal posee y las risas de papá, mamá y toda la familia que uno pudo escoger, es algo ha ido creciendo y creciendo con el paso del tiempo durante mi gélido invierno interno y externo en la capital de Hedmark

Súbitamente, entre etéreos pensamientos y canciones de indie folk que inspiran los más melancólicos viajes, me hallaba volando hacia casa mientras escuchaba Oh My Sweet Carolina de Ryan Adams y leía “Salvaje” de Cheryl Strayed, un libro que adaptaron a película, que me ha inspirado con cada página y cuyo apellido de la autora reflejaba mi estado actual (“strayed” en inglés significa “extraviado”). Mientras terminaba la novela y llegaba al apartado de agradecimientos descubrí la palabra que lleva el título del post de hoy: Miigwech. Es una palabra de origen ojibwe que significa “GRACIAS”, no solo en el sentido básico de la palabra; es un GRACIAS totalmente impregnado de humildad. Me encantó esa palabra, su significado incluso su sonoridad. Es por ello que muestro hacia vosotros mi lado más personal un día más. Aún así, dejad que os relate mis días de reencuentros y “recogimiento”… dejad que cuente mi camino hacia el agradecimiento más profundo.

Leer el resto de esta entrada »

adobephotoshopexpress_2017_02_11_141126

Bueeeeeeno, vaaaaaale…. cierto que este post no tiene nada que ver con mi estancia en Noruega, mi trabajo como enfermero o con mis cavilaciones particulares mientras transcurre mi tiempo entre fiordos, trolls y rubios seres de ojos azules.

Aún así, tenia ganas de escribir este de hoy, puesto que soy un amante del arte cinematográfico (si, amigos, soy ese freak al que le resulta incapaz de recordar que comió ayer pero puede interpretar cualquier dialogo de cualquier película… podéis ponerme a prueba algún día) y últimamente, urge en mi la necesidad de búsqueda de películas que me inspiren y emocionen y es por ello que hoy nombraré diez películas que han conseguido calar en mí en todos los aspectos y alimentan mi espíritu Wanderlust (que ya de por si es muy muy muy grande) y ya aprovecho la tesitura para comentar que en breve abriré en este blog otra categoría relacionada con los viajes que voy a hacer fuera de Noruega (¡¡Aishhh, estoy entusiasmado!!!)

Soy consciente de que esta lista se parece a otras tantas mil que circulan por Internet y cualquiera puede hallarlas buscando en Google. También soy consciente de que las películas, unas más que otras pueden ser consideradas por unos u otros, obras maestras o autentica basura, pero A) no soy crítico de cine y B) me dejo llevar por el simple y sano placer de disfrutar una velada de cine particular, sin la necesidad de ser crítico con la historia, así que, querido lector, si estas tentado a realizar una crítica en contra de mis gustos cinematográficos y/o a mi criterio, te ahorro el drama de tener que responderte si decides escribir algo en el apartado de comentarios…

Leer el resto de esta entrada »

adobephotoshopexpress_2017_01_24_080712

“Vuélveme a contar aquella historia. Van ochenta veces, pero vértela narrar es pura gloria. Dichosos los momentos donde las almas claman “¡Abajo los lamentos!¡Arriba los que aman!”

Retumba en mi cabeza esta estrofa mientras camino parsimoniosamente bajo el frío que lentamente abrasa mis pulmones al inhalar. Ando, paso a paso, con una sonrisa esbozándose en mi cara mientras “Voy a celebrarlo” de Lágrimas de Sangre -mi canción favorita ahora mismo- suena por los auriculares. Siempre logra hacerme sonreír aunque hoy, otro motivo logra que deambule alegremente hasta mi casa aunque sean las seis de la mañana, sea de noche en Elverum y las gélidas calles aun no estén puestas aún: Acabo de dejar a mi amiga Sandra a la estación de bus para que ella pueda llegar al aeropuerto y tome un avión de regreso a Barcelona, tras una corta pero balsámica estancia en Noruega: su primera vez aunque no la ultima, pues asegura le ha encantado y volverá.

frases-amistad

Desde luego, hay despedidas que no saben a amarga hiel, sobretodo cuando dichas visitas dejan su huella y su energía, logrando que uno recargue las pilas que inexorablemente se desgastan con el oscuro invierno del Norte y la asesina nostalgia que acongoja de vez en cuando por tener tu hogar y a los tuyos tan lejos.

Leer el resto de esta entrada »

adobephotoshopexpress_2017_01_09_191131

Hace ya unos meses que, en un arrebato aventurero por alimentar mi espíritu Wanderlust, decidí hacer el petate y volar hacia Svalbard, un archipiélago compuesto por un grupo de islas, situado en el Océano Glaciar Ártico, concretamente a 78 grados Norte. La idea de mi viaje era en principio, ver ballenas, osos polares y auroras boreales, ya que la zona es propensa a poseer las tres cosas con posibilidades mas que generosas. Así que, con tremenda emoción y poca vacilación, compré los billetes de avión (que por aquella época resultaban bastante económicos con Norwegian), busqué alojamiento para tres noches y contraté algunas excursiones que a simple vista vaticinaban horas de aventuras y paisajes inolvidables, tratando eso si, de coordinar horarios entre todas ellas. Y al llegar el gran día, el autobús de Elverum me trasladó hasta el aeropuerto de Oslo-Gardermoen para ponerme en marcha hacia rumbo norte.

img_0484

Posando mis pies en Longyearbyen Lufthavn. Foto: Bruno Aldrufeu Quiñonero

Tras un vuelo de tres horas, llegué al aeropuerto de Longyearbyen, próximo al asentamiento que recibe su mismo nombre y quizás el más grande del archipiélago, concretamente en la isla de Spitsbergen. A la salida de este, nos esperaba un bus enlace que realizaba un tour a través de la ciudad, repartiendo a todos los turistas por los diversos hoteles y albergues del lugar y el mio, era el último en el extremo opuesto, el Gjestehuset 102: Albergue asequible, modesto y limpio aunque algo alejado del centro, pero buscando siempre el lado positivo de las cosas, brinda la oportunidad de hacer caminatas y realizar cantidades ingentes de fotografías.

Leer el resto de esta entrada »

adobephotoshopexpress_2016_12_23_073214

¡Hola, estimada Taza de Pizarra, cuánto tiempo! Te preguntarás dónde habré estado y qué ha sido de mi vida durante todos estos meses. La verdad, es que si bien es cierto que yo mismo no sé donde he estado, el tiempo apremia incansablemente y los días se han tornado meses en un suspiro. Con sinceridad me encantaría decirte que he estado realmente ocupado viajando, visitando lugares increíbles, conociendo a personas maravillosas pero te estaría mintiendo así que no lo voy a hacer. En realidad he dejado que el tiempo pase de forma lánguida mientras he ido realizando mis quehaceres habituales en Elverum, la ciudad que me acoge y me encantaría decirte que mis días están siendo maravillosos, sobretodos en estas fechas donde la gente se reúne y comparte ese breve atisbo de tiempo en hermandad, pero volvería a mentirte, así que no lo voy a hacer.img_1798

Leer el resto de esta entrada »

AdobePhotoshopExpress_2016_07_26_081644

Cierro mis ojos cansados y mi cabeza abotargada, fruto de una noche larga y lluviosa de trabajo, me transporta a ese tres de mayo del 2013 que cambió radicalmente mi vida. Dentro del amplio y aséptico Aeroport del Prat estaba con mis padres, junto con mis compañeros de aventura, cuyas caras sonrientes no podían esconder la alegría y el nerviosismo por el acontecimiento que se acercaba. El nudo en mi estómago iba en crescendo mientras me despedía de mis padres con esos abrazos y besos que no necesitan adornarse con palabras. A buen entendedor, pocas palabras bastaban. Ya se dijo todo lo que debía decirse. O quizás no: El ser humano es estúpido y siempre espera a alejarse de alguien querido para sincerarse y expresar los sentimientos que a causa de la rutina, el orgullo o simplemente, la propia idiosincrasia para expresarse, hacen que si los vomitemos en la lejanía. Sea cual sea el motivo, la respuesta siempre es y será la misma:

Nunca dejéis de decir “Te Quiero” a las personas que amáis, nunca sabréis cuando será la última vez que podréis decírselo.

Leer el resto de esta entrada »

AdobePhotoshopExpress_2016_07_14_180237

Día 2 de Julio: Día 2 del Viaje Revelador

¡BIP BIP BIP! El despertador sonó de forma estridente a las seis de la mañana y nos levantamos enérgicamente de la mullida cama. El paracetamol que nos tomamos JL y yo hizo efecto a las mil maravillas y ya no notábamos ningún dolor muscular, quizás un ligero rastro de cansancio fruto del trajín del día anterior pero eso, amigos míos, no nos desalentó a movernos con una sonrisa perenne en nuestros labios.P1010441

Nos dirigimos al comedor del hotel donde había ya servido el desayuno; debo decir que aquí, en esta parte del mundo, se toman en serio la primera comida del día: No hay nada como despertarse y encontrarse una gran variedad de alimentos por la mañana y desayunar a cuerpo de rey para cargar pilas. Y es que lo íbamos a necesitar.

Leer el resto de esta entrada »

AdobePhotoshopExpress_2016_07_13_163543

Vacío. Un vacío inmenso en mi estomago. Mi boca se había secado por momentos y un sudor frío aparece con profusión por toda mi espalda mientras clavo la mirada al suelo, a la roca que pisan mis pies y que por el efecto túnel de mi miedo a las alturas me parece minúscula. Me levanto lenta y temblorósamente en unos segundos aunque me parecen una eternidad y cuando me hallo completamente erguido, giro la cabeza hacia a José Luis, sonriente, pletórico mientras él inmortaliza ese breve pero grandioso momento con la cámara de mi teléfono móvil. Levanto los brazos al aire y me parece haber conquistado el mundo con mi sensación de orgullo y alegría, en mi postura estoica, altiva, sin llegar a ser arrogante pero si gloriosa. Saboreé ese momento mientras apenas podía atreverme a bajar la cabeza y contemplar el espectacular abismo que se abría a mis pies: Nada más y nada menos que el vacío verde y de tonos azulados salpicados por la piedra y la maleza a mil metros de altura. Si, señores, mis pies se postraron sobre el Kjeragbolten, aquella roca de forma ovoide que por caprichos de la naturaleza quedó encajada entre dos paredes de granito y es una de las atracciones turísticas más conocidas de esta parte del mundo. Lo hice, combatí a mis mayor miedo, la altura. Me levanté y le dije:

¡Hoy no, maldita!, ¡Hoy no vas a vencerme!, ¡Este es mi momento!

Escribo estas lineas, recordando este y otros momentos que ocurrieron hace unas semanas pero parecen haber sucedido hace ya un largo tiempo. Este pasa rápidamente y hay el temor de que el olvido terminen por erosionar el recuerdo de ciertos detalles y momentos del fin de semana del treinta al cuatro de julio, fecha que tuvo lugar tal increíble viaje por Stavanger. Una vez más, estoy aquí con vosotros, compartiendo otro de tantos momentos, como siempre, sin ningún tipo de acritud, vanagloria o soberbia, simple y llanamente mi testimonio más sincero. Ahí vamos:

Leer el resto de esta entrada »

AdobePhotoshopExpress_2016_06_06_193734

La locura ha vuelto. Volvimos a la guerra con esa sensación que tiene uno cuando la adrenalina se le sube por la espalda y recorre cada poro de su piel hasta hacer que esta se constriña en un gran estremecimiento y un sudor frío. La Tough Viking de Oslo llegó. Y llegó en una edición muy diferente a la anterior por diversas razones que por supuesto, un servidor os va a narrar con todo lujo de detalle.

Leer el resto de esta entrada »